Misa por los confrades difuntos (9 de octubre de 2023)

Homilía del P. Manel Gasch i Hurios, Abad de Montserrat (9 de octubre de 2023)

Actos de la peregrinación a Roma con motivo de la conmemoración de los 800 años de la Cofradía de la Virgen de Montserrat.

Estar al final de una peregrinación.

¿Qué es peregrinar? Salmo responsorial. Ir a la casa del Señor. Siempre es una imagen de la vida.

Hoy recordamos a quienes no han terminado una peregrinación como la nuestra sino EL PEREGRINAJE.

En la peregrinación de una vida no faltan, como a nosotros estos días el cansancio, el calor, algunos problemas…etc. Pero lo que nos enseñan estos días es cómo nosotros somos capaces, si estamos motivados, si tenemos un motivo, una ilusión, si nos sentimos llamados a hacer todo lo que estamos haciendo, de cambiar el camino en un camino más ligero…

Pedir perdón.

Las peregrinaciones son concentración de sentido, lo digo mucho en Montserrat, son intensificación de la vida en pocos días para vivir más profundamente la fe, la devoción a María, la buena voluntad de ser más fieles al Evangelio.

Como nuestra peregrinación de estos días, es invitación a la vida más profunda y por tanto, puede ser recuerdo agradecido e intercesión por quienes nos han dejado. Que nos recuerden que nuestra vida aquí es camino hacia la vida del cielo. Virolai.

Nosotros como ellos, peregrinamos por la fe. Como los discípulos de Emaús, con Jesús al lado a veces sin reconocerlo. Qué actual que es este evangelio, cuando el Señor no está, todo es hablar de desgracias, cuando Él se hace presente, todo se transforma en futuro… ¡De la primera manera caminamos no se sabe hacia dónde, de la segunda se camina hacia Jerusalén! Este Jerusalén que por la fe extendemos a cualquier lugar de peregrinaje…, Tierra Santa, Roma, Montserrat… recordad lo que hay escrito en la fachada del monasterio… Urbs Ierusalem Beata…

Breve resumen en español.

Somos una peregrinación eminentemente mariana. El vínculo que nos une es la devoción a la Virgen de Montserrat. Estamos en Santa María la Mayor, la Iglesia madre de las dedicadas a la Virgen. Nuestra peregrinación ha sido muy mariana. Trastevere. Las palabras del Papa… una parada para celebrar el domingo centrándonos en Jesucristo a través de sus dos apóstoles San Pablo y San Pedro, y continuar con Montserrat y hoy aquí…

Qué palabras tan bonitas del Santo Padre Francisco el sábado. Miremos a María como facilitadora. En qué momento de este relato de los discípulos de Emaús, pero del relato de Emaús en nuestras vidas aparece Ella, para hacernos reconocer más fácilmente dónde está Jesús. ¡Y esto es un momento de alegría!

Nunca olvidemos que ella indica a Cristo. Aquí lo que se venera son las reliquias del Belén, del testimonio de que, en Cristo, Dios se hizo hombre en María, con toda humildad y nos enseñó el camino de la misma humildad, para serlo nosotros y para enseñarnos que lo encontraremos en los más pobres.

Después de haberle dicho esto, venerémosla con toda la gloria: digámosle con el lema del santuario de Montserrat: “vos sois el honor de nuestro Pueblo”, y recémosle con fe el Virolai y la visita espiritual, que dicen casi todo lo que se puede decir: “con su nombre comienza nuestra historia y es Montserrat nuestro Sinaí.”

Y no olvidemos nunca que la vocación de María como la de la fe cristiana es universal es la de ser madre de todos. Y que nuestra cofradía sea fiel a esta vocación histórica de Montserrat extendiendo la sonrisa maravillosa y acogedora de la Moreneta en todo el mundo. Por eso hemos estado tan contentos de tener con nosotros estos días a la Delegación de Sevilla, de Sao Paolo en Brasil, a una delegación de Ginebra, todos podemos apropiarnos de las palabras del Virolai y decirle a María: “vierte tus dones y virtudes en el corazón de nuestros pueblos, haz de ellos tú paraíso”

Cada día estoy más convencido de que Montserrat es un don de Dios para el mundo. Lo veo no yo, sino en el testimonio de quienes venís, lo veo en la fuerza de esta peregrinación. En la historia de estos 800 años que hoy celebramos, y que nos lleva a pensar que estamos aquí por la fuerza de quienes nos han precedido como cofrades y que nos esperan en aquella realidad que a los monjes nos gusta decir: el Montserrat del Cielo, donde la cofradía seguro que tiene un sitio, con todos los difuntos.

Quizá sea el momento de despedirnos pensando siempre en el futuro y en nuestra misión de seguir llevando el evangelio y su alegría en todo el mundo. Pero también dando gracias por todo lo vivido. Muchos me han dado las gracias, pero tengo muy claro que somos nosotros quienes os debemos dar las gracias, a todos los que habéis venido, en primer lugar al cardenal Joan Josep Omella, a los arzobispos y obispos que nos han acompañado, a todas las delegaciones, a los guías y a los acompañantes, a todos nuestros colaboradores de Montserrat que os han hecho de ángeles de la guarda: Lourdes, Montserrat, Dolors, Josep, Jesús Lluís y todos los demás guías de Roma. También a Mireia y Jordi por todo su trabajo con la cofradía, Christian Almada que hoy hace de organista y muy especialmente a la Hermana Natalia que ha sido el puntal de todas las actividades en Roma. Pero todos sabemos que aquí «el culpable de todo» es el padre Joan M. Mayol. Os decía el primer día que pasar de una idea a la realidad es muy complicado, pero hay algunas ideas que parecen de ciencia ficción y sólo una voluntad y una fe muy firme las hacen avanzar y esto es lo que ha hecho el P. Joan M., con el trabajo para revitalizar la cofradía de todos estos años y que estos días se ha visto coronada y finalmente pensando que esa peregrinación a Roma era posible. La mejor recompensa es la presencia de todos vosotros los 800, uno por cada año de la historia de la cofradía aquí.

Celebramos la eucaristía, en recuerdo de los difuntos, en acción de gracias por estos días, en una petición especial: os invito a pensar ¿qué han sido estos días en vuestro camino de fe?, ¿qué os lleváis de Roma y qué le pedís a Santa María, Salus Populi Romani?

Última actualització: 16 octubre 2023

Abadia de MontserratMisa por los confrades difuntos (9 de octubre de 2023)