Domingo XXVII del tiempo ordinario (2 de octubre de 2022)

Homilía del P. Carles M Gri, monje de Montserrat (2 de octubre de 2022)

Jubileo Sacerdotal de loss PP. Bernabé M Dalmau y Carles M Gri

Habacuc 1:2-3; 2:2-4 / 2 Timoteo 1:6-8.13-14 / Lucas 17:5-10

 

Queridos hermanos, queridas hermanas: Los textos de la liturgia nos hablan hoy de la fe que encuentra su plenitud en la caridad.

El profeta Habacuc, en la primera lectura, contempla la invasión de los ejércitos babilónicos. El Pueblo escogido sufre el castigo por sus infidelidades. Por otra parte, el mal también está presente entre las filas del pueblo invasor. La justicia y la rectitud han sido molidas. En medio de esta desolación, se hace oír la Palabra de Dios: el justo por su fe vivirá. La fe traerá la salvación. He aquí la palabra de esperanza siempre válida para todos: para el israelita y para nosotros. triturar 

La segunda lectura nos lleva a fijarnos en la necesidad de que nuestra fe sea vigorosa, fuerte y decidida. San Pablo, el hombre probado por el sufrimiento, puede afirmar con autoridad a su discípulo Timoteo: Dios no nos ha dado un espíritu de cobardía, sino de fortaleza, de amor y de templanza.

Teniendo presente lo que acabamos de decir, nace espontáneo el ruego dirigido a Jesús en el evangelio: Auméntanos la fe. En efecto, por ser hombres evangélicos en medio de nuestro mundo, para ser luz y sal para los hombres de nuestro tiempo demasiado a menudo saturados por un consumo egoísta, envueltos por la malévola dictadura de un relativismo demoledor de todo sentido, de toda fidelidad y de todo ideal, necesitamos una fe robusta, sólida, lúcidamente convencida. Una fe que debemos pedir con oración insistente y confiada porque solo puede ser concedida por el propio Padre de las Luces.

Así pues, que el fruto de esta eucaristía dominical, en la que damos gracias por el don del sacerdocio recibido hace cincuenta años por el P. Bernabé Dalmau, por el P. Salvador Plans, ya traspasado, y por un servidor, sea el mismo fruto que en la segunda lectura pedía Pablo por su discípulo, el obispo Timoteo: en la fe y el amor que tienen su fundamento en Cristo Jesús.

Que María, la Virgen fiel, bendecida porque ha creído y amado, nos obtenga esta gracia por su maternal intercesión.

https://youtube.com/watch?v=952VbY-l7WM

Abadia de MontserratDomingo XXVII del tiempo ordinario (2 de octubre de 2022)

Domingo de la XV semana de durante el año (12 julio 2020)

Homilía del P. Carles M Gri, monje de Montserrat (12 julio 2020)

Isaías 55:10-11 – Romanos 8:18-23 – Mateo 13:1-23

 

Estimados hermanos, estimadas hermanas:

El hombre abre su interioridad por la palabra. El lenguaje lo pone en comunicación de vida y de amor con los demás. Sin palabra el hombre estaría enclaustrado en la soledad. De manera similar, Dios, cuando ha querido comunicarse, ha roto su lejanía por la palabra.

Esta palabra de Dios es una palabra viva, omnipotente, eterna. Es ella la que en el origen del tiempo ha hecho brotar el mundo de la nada. Y es ella misma quien en la plenitud del tiempo ha obrado nuestra redención. Y es todavía ella la que nos encamina en la Iglesia hacia el encuentro definitivo con el Padre en la gloria de la Jerusalén celestial.

Esta palabra omnipotente, sin embargo, es máximamente respetuosa. La palabra nace espontáneamente con un deseo de benevolencia del corazón de Dios y cae suavemente en el corazón del hombre. Buscar una alianza, un intercambio de amor, un diálogo amistoso y libre. Pero nosotros tenemos, por sorprendente que sea, el poder de rechazarla, de cerrarle la puerta, de despreciarla. Podemos acorazarnos de piedras, cardos, espinas y preocupaciones mundanas, tal como el Maestro nos ha advertido en el evangelio. La palabra omnipotente se ha hecho débil a fin de resguardar intacto el misterio de nuestra libertad. Es lo que nos recuerda la conocida sentencia de Péguy: Dios no quiere ser servido por esclavos, sino que quiere ser amado por hombres libres.

Así pues, hermanas y hermanos, nos encontramos ante la gran oferta gratuita del amor de Dios. Viene para llenarnos de gracia, de luz, de vida y de felicidad. Recibiremos en la medida de nuestra apertura a su palabra. El gran modelo será siempre María, la Virgen fiel. Se dio con generosidad ilimitada a la Palabra. Por eso esta Palabra pudo tomar carne y sangre en sus entrañas virginales y ser oferta para la salvación del mundo.

Ahora, vamos a recibir también nosotros, como María, el Verbo de vida en los dones eucarísticos del pan y del vino. Seamos, pues, generosos en nuestra ofrenda. Entonces, el Señor podrá volver a obrar maravillas en nosotros como hizo en la Madre Virgen y, nuestro mundo, gravemente herido por la pandemia y la crisis económica, podrá encontrar la salvación eficaz de Dios que se da a través de nuestras palabras, obras y actitudes de hombres y mujeres nuevos, regenerados en Cristo Palabra de vida. ¡Que así sea!

Abadia de MontserratDomingo de la XV semana de durante el año (12 julio 2020)