Domingo XXV del tiempo ordinario (19 de septiembre de 2021)

Homilía del P. Efrem de Montellà, monje de Montserrat (19 de septiembre de 2021)

Saviesa 2:12.17-20 / Jaume 3:16-4:3 / Marc 9:30-37

 

Entre nosotros está muy arraigada la costumbre de emplear la palabra «servidor» como una fórmula de cortesía para designarse a sí mismo: lo podemos oír en las tiendas cuando piden tanda o preguntan a quién toca, lo sustituimos por nuestro nombre si alguna vez debemos leer en público, y consideramos que es más educado decir «servidor» que un simple «yo» cuando nos llaman por el nombre. Y además, es una costumbre que tiene una raíz muy cristiana: si soy cristiano, soy servidor. Vamos a verlo.

Estos domingos estamos recorriendo la narración de San Marcos correspondiente a la última subida de Jesús a Jerusalén, antes de su pasión y muerte. Según el texto, durante este trayecto Jesús anunció tres veces como sería su fin, y hoy nos ha sido proclamada la segunda: «El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres, y lo matarán; y, después de muerto, a los tres días resucitará», decía el texto. Jesús no murió de mayor, en una cama y rodeado de los suyos. Jesús tuvo una muerte martirial, como Juan Bautista, porque no fue comprendido ni bien acogido. De hecho, ni sus mismos discípulos no acababan de comprender, porque pensaban que instituiría un reino como los de la tierra. Y por eso discutían sobre quién sería el más importante. Pero Jesús, haciendo uso de la paciencia y amor que predicaba, cuando llegaron a casa se sentó con ellos y se lo volvió a explicar: no se trataba ni de cargos, ni de poderes, ni de autoridades. Se trataba de servicio. Jesús vivió la vida como un servicio a los demás, y ellos tenían que hacer lo mismo y reconocerlo a él en los más débiles y humildes, y no en los fuertes y prestigiosos. Jesús todavía tenía que lavar los pies a los discípulos, y ellos todavía tenían que entender mejor.

La eucaristía que estamos celebrando es la prolongación de esta casa en la que Jesús se sentó con los doce para instruirlos. Es la continuación de aquel día que Jesús lavó los pies, como si fuera un sirviente, a sus discípulos. Porque hoy, aquí y ahora, es el mismo Señor resucitado quien nos instruye con las mismas palabras que instruyó a los que no lo habían entendido. Y la lección de vida cristiana que nos da es muy clara: «Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos».

Ser cristiano no consiste sólo en la repetición de unos rituales o de unas costumbres, o en venir a Misa cada domingo. Ser cristiano es una manera de hacer el camino de la vida, una manera de ser hombre y mujer: consiste en vivir la vida sirviendo, siguiendo el ejemplo de Jesús. Ser cristiano es encontrar en el servicio a los demás el sentido de la propia existencia, dándose y dándolo todo por amor. Y por eso les puso el ejemplo de un niño: parece ser que en el arameo que hablaban Jesús y los discípulos podía haber un juego de palabras, ya que la misma palabra o una muy parecida servía para llamar un «niño «y un» sirviente «o criado (como en catalán podría pasar con la palabra» muchacho «o» criada «). Y en ese tiempo, el sirviente era el encargado de acoger al que llegaba: «El que acoge a un niño como este en mi nombre, me acoge a mí; y el que me acoge a mí, no me acoge a mí, sino al que me ha enviado». Al final, se trata de acoger a Dios a través de su palabra que ponemos en práctica. Por ello cabe preguntarse hoy si entendemos la vida como un servicio, o como una escalada que nos debe hacer llegar a alguna parte, o ser «alguien”… ¿Trabajo para ganar dinero, o para servir mejor a los demás? De la respuesta que demos dependerán muchas cosas, pero al final lo que cuenta es que sepamos convertir todo lo que hacemos en la mejor manera de servir a los demás. Ojalá que, si un día nos preguntan quién es el que al menos lo ha intentado, podamos responder diciendo: «Servidor».

 

Abadia de MontserratDomingo XXV del tiempo ordinario (19 de septiembre de 2021)

Domingo de la XXV semana de durante el año (20 de septiembre de 2020)

Homilía del P. Manel Gasch, monje de Montserrat (20 de septiembre de 2020)

Isaías 55:6-9 / Filipenses 1:20c-24.27a / Mateo 20:1-16a

 

Algunos evangelios son, queridos hermanos y hermanas, difíciles de aceptar por la rareza de lo que cuentan de Dios. La discriminación positiva que el propietario, representando a Dios Padre, hace de los trabajadores que han trabajado menos y que cobran lo mismo, nos rompe demasiado los esquemas. Rompe uno de los principios de nuestra sociedad occidental fundamentada en el derecho romano que tenía como una de sus tres máximas la frase: Suum quique tribuere: es decir dar a cada uno lo que le toca. Entendemos así la justicia. ¿Quién acepta hoy trabajar igual y ganar menos? ¿Qué sindicato lo aceptaría o qué empresario se atrevería a hacerlo?

¿Qué significa esta generosidad de Dios independiente de nuestro esfuerzo? ¿Nos escaparemos de buscar todo el sentido?

¿Diremos que el mismo evangelio nos dice que estas ideas sirven para describir el Reino del Cielo, por lo tanto algo que se mueve en otro ambiente distinto al nuestro de cada día?

Diremos que Dios puede ser así de generoso porque conoce la verdad de cada persona, de cada situación pero que nosotros en la vida de cada día, tenemos que encontrar el equilibrio porque todo es muy ambiguo…, que ya lo decía el mismo Isaías, Como el cielo es más alto que la tierra,

mis caminos son más altos que los vuestros, mis planes, que vuestros planes.

Diremos que la frase final: ¿Es que no tengo libertad para hacer lo que quiera en mis asuntos?, es ingenua y quizás servía para los propietarios de antes del contrato social que hace que nos demos infinidad de leyes y reglas que precisamente no nos dejan hacer lo que queremos ni en nuestra casa?

Todas estas razones pueden ser instrumentos de supervivencia, pero me parece que Dios y la realidad del Reino tal como nos lo presenta el Evangelio, son para iluminar este mundo y no otro de paralelo y que podemos dar excusas y perdernos en justificaciones infinitas, pero no le vamos a sacar nada a la radicalidad del evangelio por mucho que nos cueste.

El evangelio de hoy nos presenta primero un Dios que llama a todo el mundo. Hasta los ociosos. Este julio cuando escuchaba hablar de cómo en los pueblos del Segrià de madrugada se contrata a los temporeros, mirando sus cualidades, pensaba en este Evangelio y me decía: Dios los querría a todos.

Pero además, nos presenta un Dios gratuito. No nos dice nada de méritos especiales, de necesidades extras de los trabajadores de última hora favorecidos con una paga igual que los de la primera. Me parece que lo hace así, para centrarse totalmente en Dios: para explicar una generosidad y una naturaleza de Dios que escapa a cualquier cálculo, a cualquier reciprocidad, a cualquier justicia humana…

¿Qué sentido tiene esto en nuestras vidas? A veces tengo la impresión de que nos cuesta mucho aceptar las ideas radicales del evangelio aplicadas a Dios y en cambio aceptamos utopías y heroicidades tanto o más grandes con mucha más facilidad… parece que nos creamos, de los hombres y de las mujeres, posibilidades que no nos creemos de Dios ni de nosotros mismos.

¿O, es que quizá no hay en nuestro mundo, muchos ejemplos de amor fuera de cálculos, dentro y fuera de la Iglesia?

La idea de un Reino de los cielos donde el mínimo es la justicia, para que el propietario en el evangelio de hoy no rompe ninguna palabra ni ningún pacto, y el máximo es la generosidad fuera de toda medida, es una utopía, la utopía de Dios. Para los cristianos, la más grande que existe. Todas las utopías, como las estrellas, son inalcanzables pero sirven para iluminar, guiar e inspirar nuestra vida y por lo tanto, la generosidad de Dios también debe servir para eso. Para inspirar nuestra acción un poco más allá de los cálculos, para no contar siempre lo que nos han hecho y lo que devolveremos nosotros… una tendencia muy humana y muy poco evangélica.

Pero la radicalidad del Evangelio, la radicalidad del amor practicado con la misma medida de Dios no es un idealismo que nos ha de angustiar porque siempre tenemos delante su imposibilidad. No es un idealismo paralizador, un idealismo inalcanzable. En su sabiduría infinita, Dios sabe de qué somos capaces y no piensa en superhombres o supermujeres. Sabe que sus caminos no son nuestros, pero nos invita siempre a la conversión, con una paciencia infinita, rico en perdón. Nada de parálisis: estímulo a amar en toda situación, en el horizonte del cumplimiento final del amor en la vida eterna.

Las situaciones difíciles han sido siempre personalmente y colectivamente momentos de cambio, de gracia, de crecimiento si las hemos vivido con el espíritu de la conversión y de vuelta a un mundo justo, y más que justo. Ojalá la pandemia y todas sus consecuencias que nos traiga, con su sufrimiento real e innegable para tanta gente en esta conversión.

Dar, amar, perdonar son las muestras más grandes de la generosidad y de la libertad de Dios. Que la eucaristía de hoy sea una llamada a de Dios a ser libres y estimar con una libertad y un amor igual a los suyos.

 

Abadia de MontserratDomingo de la XXV semana de durante el año (20 de septiembre de 2020)