Tiempo de Adviento

Adviento

Ha llegado el Adviento, tiempo de espera, tiempo que da a nuestra vida un impulso nuevo. Tiempo de preparación de la primera venida de Nuestro Señor Jesucristo, que celebraremos el día de Navidad, mientras que también dispone y orienta la Iglesia hacia la «segunda venida» del Señor, al final de los tiempos.

En el Adviento revivimos y actualizamos el deseo de Jesús en nuestras vidas y el cambio de corazón que esto implica. Este tiempo litúrgico nos ayuda a abrir el corazón a la libertad y la nueva vida a la que Jesús nos lleva mediante su Evangelio y de su propia persona. ¡Estemos alerta! Que este Adviento no sea un Adviento más. Que no sea una repetición monótona de lo que hemos hecho otros años. Por el contrario, vivámoslo con el único Adviento de nuestra vida. Que signifique un antes y un después. Que haga de nosotros cristianos nuevos abiertos al don del Espíritu, personas mejores capaces de construir una comunidad auténticamente evangélica.

Por la tarde, por la noche, al amanecer, a cualquier hora nos podemos encontrar ante Dios, llamados a dar cuenta de nuestras vidas y de nuestras obras. ¡Nuestro Dios viene! Y nos pide que nos encargamos de su familia. Viene el Reino de la paz de Dios con justicia eterna para el mundo. Empezamos un año litúrgico nuevo. ¿Será totalmente de Dios? ¿Usaremos el nombre de Dios, nuestro Padre y Salvador, de manera que todos sepan que este año santificaremos el mundo? Jesús nos vuelve a recordar que siempre está listo para hacerse presente en nuestras vidas, para nacer dentro de nosotros; basta que estemos al acecho. ¿A qué esperamos, entonces?

Este tiempo de Adviento es una oportunidad.

¿Que es el Adviento?

Los seis elementos del Adviento

  1. Un color: el morado, el color litúrgico propio de Adviento que expresa la dimensión de penitencia, de sacrificio y de entrenamiento.
  2. Dos períodos. En el primero, hasta el 16 de diciembre, los textos litúrgicos insisten más en la última venida de Jesucristo. En la segunda parte de Adviento, a partir del 17 de diciembre, los textos insisten en la primera venida del Señor.
  3. En realidad, Adviento nos recuerda las tres venidas de Cristo. La primera, en la debilidad, en la carne. La segunda, cada vez que invocamos el Espíritu Santo y celebramos la sacramentos, cada vez que leemos la Palabra de Dios, cada vez que hacemos el bien. La tercera venida será la última, en Gloria y Majestad, cuando el Señor vendrá definitivamente para instaurar su Reino.
  4. Cuatro domingos. El Adviento tiene cuatro domingos, los cuatro domingos antes del 25 de diciembre.
  5. Los cinco personajes característicos de Adviento:
    1. Un profeta, Isaías, que anuncia la venida del Mesías.
    2. El último de los profetas del Antiguo Testamento y el precursor del Señor, Juan Bautista.
    3. El arcángel Gabriel, que anuncia a la Virgen su concepción.
    4. La Santísima Virgen María, que recibe el anuncio del arcángel y concibe en su seno el Verbo Encarnado.
    5. Jesucristo, Dios hecho hombre.
  6. El sexto personaje, cada uno de nosotros, los creyentes, que recibimos en el corazón el don de la Gracia.

Los cuatro domingos de Adviento comentados por los monjes de Montserrat

Homilías de los domingos de Adviento (2020)

Himno de Adviento

Abadia de MontserratTiempo de Adviento