9 de diciembre de 2020 – Miércoles II de adviento

Isaías 40:25-31

Este tiempo de adviento siempre es una llamada a la esperanza. Ahora bien, sucede que no todo el mundo espera, porque cree que ya lo tiene todo; en cambio puede tener una cierta necesidad de esperanza el que se da cuenta de que la vida puede dar más de sí; pero, a pesar de desearlo, cree que le falta mucho camino por recorrer, y se siente cansado. Para este último, las palabras de Isaías: El Señor «no se cansa, no se fatiga, es insondable su inteligencia. Fortalece a quien está cansado, acrecienta el vigor del exhausto», le pueden ir muy bien. Hay que hacer memoria.

Señor, que cuando me sienta cansado o abatido, sienta el aliento que da vida.

Abadia de Montserrat9 de diciembre de 2020 – Miércoles II de adviento