2 de agosto de 2020 – Domingo de la XVIII semana

Isaías 55:1-3

Muy a menudo valoramos las cosas según el grado de satisfacción que nos dan, pero las palabras de Isaías: «Inclinad vuestro oído, venid a mí: escuchadme, y viviréis», nos hablan de un valor infinito. Este es Dios. Y, con todo, ¿qué es lo que más valoras en tu vida?

Señor, sólo Tú haces que sea verdad la respuesta del salmo responsorial de este Domingo: abres tú la mano, y sacias de favores a todo viviente.

Anton Gordillo2 de agosto de 2020 – Domingo de la XVIII semana