8 de enero de 2019 Martes 1Jn 4, 7-10

No hay vuelta de hoja, la primera carta de Juan lo dice bien claro: «Dios es amor. » Y más adelante lo explicita más: «En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y nos envió a su Hijo como víctima de propiciación para nuestros pecados». El amor de Dios, pues, se manifiesta dando lo mejor que tiene, su Hijo, la vida. ¿Qué haces para corresponder al amor de Dios?
Señor, casi no me atrevo a decirlo, pero deseo decirlo: Te amaré toda la vida.

admin8 de enero de 2019 Martes 1Jn 4, 7-10