6 de septiembre de 2020 – Domingo de la XXIII semana

Ezequiel 33:7-9

El Señor advierte a Ezequiel de su responsabilidad de profeta: « Si yo digo al malvado: “Malvado, eres reo de muerte”, pero tú no hablas… morirá por su culpa, pero a ti te pediré cuenta de su sangre». ¿Te parece que los que hemos sido llamados a la fe tenemos una responsabilidad similar a la de Ezequiel? ¿Cómo crees que los que formamos parte de la Iglesia deberíamos advertir del pecado?

Señor, que no me tengas que decir: no endurezcas tu corazón.

Anton Gordillo6 de septiembre de 2020 – Domingo de la XXIII semana