28 de abril de 2019 Domingo II de Pascua Hch 5, 12-16

Los primeros cristianos, como nos dice el texto de hoy, constataban que «crecía el número de los creyentes, una multitud tanto de hombres como de mujeres, que se adherían al Seño». Ahora esto no ocurre. A menudo tenemos la tentación de señalar culpables de esta situación, ya sean de carácter social (nuestra sociedad está secularizada), como de carácter testimonial (la Iglesia, y con ello señalamos sus responsables, no hacen lo que deberían hacer). El texto nos remarca que las personas que se añadían a la comunidad cristiana se convertían a la fe en el Señor. Para ti, ¿qué quiere decir esto? ¿Cuáles son los rasgos más importantes de nuestra fe en el Señor que hoy habría que subrayar?
Señor, que no me pierda por caminos de hipocresía; que mi testimonio sea sincero, humilde y agradecido.

admin28 de abril de 2019 Domingo II de Pascua Hch 5, 12-16