18 de febrero de 2024 Domingo I cuaresma (Gn 9, 8-15)

Todos recordamos la narración del diluvio universal; pero quizás no recordamos porque se produjo tal hecho. En síntesis, la Biblia nos narra en su comienzo que Dios obró la creación y fue poniendo orden y armonía en todo el universo; recordamos la frase famosa que Dios pronuncia ante cada realidad creada: «Dios vio que era bueno». Pues bien, el libro del Génesis también nos dice que la obra que Dios había creado, el hombre la había dañado, y por ello fue necesario el diluvio universal para hacer tabla rasa, y volver a empezar de nuevo.

El texto de hoy recuerda que Dios renueva la confianza en el hombre y establece con él una nueva alianza que Dios no quiere romper, y para recordarlo «aparecerá en las nubes el arco» que quiere significar la alianza entre Dios y los hombres. ¿Tienes la impresión de que volvemos a dañar la creación? ¿Cómo puedes ser fiel con el compromiso de guardar la belleza del don que Dios ha puesto en nuestras manos?

Señor, que mi obrar sea fruto de un amor fiel.

Abadia de Montserrat18 de febrero de 2024 Domingo I cuaresma (Gn 9, 8-15)