14 de enero de 2022 viernes I (1 S 8, 4-7. 10-22a)

El pueblo pide a Samuel: «Nómbranos, por tanto, un rey, para que nos gobierne, como se hace en todas las naciones». Cuando Samuel le pregunta a Dios, éste le responde: «No es a ti a quien rechazan, sino a mí, para que no reine sobre ellos». El peligro que a menudo tenemos es que cuando deseamos ser iguales, miméticamente, como los demás, tal vez perdemos con ello, lo esencial: Dios como punto de referencia. ¿Por qué deseo ser tan parecido a los valores que los demás tienen, olvidándome de mis valores?

Señor que mi respuesta salga pura de mi corazón, que no esté descolorida por mimetismos.

Abadia de Montserrat14 de enero de 2022 viernes I (1 S 8, 4-7. 10-22a)