10 de diciembre de 2020 – Jueves II de adviento

Isaías 41:13-20

Si de alguna manera nuestra vida espiritual está impregnada por la inseguridad, el comienzo del texto de hoy, nos ofrece un buen bastón para apoyarnos en nuestro camino: «Yo, el Señor, tu Dios, te tomo por tu diestra y te digo: «No temas, yo mismo te auxilio». Y nos habla de cómo transforma la vida: «para que vean y sepan, reflexionen y aprendan de una vez, que la mano del Señor lo ha hecho».

Ábreme los ojos y la inteligencia para darme cuenta de que tu presencia entre nosotros se hace cada día más necesaria para no ser víctimas del miedo que paraliza los corazones.

Abadia de Montserrat10 de diciembre de 2020 – Jueves II de adviento