2 de marzo de 2024 Sábado II cuaresma (Mi 7, 14-15.18-20)

Miqueas se pregunta: «¿Qué Dios hay como tú», Y él se responde: «capaz de perdonar el pecado, de pasar por alto la falta del resto de tu heredad? No conserva para siempre su cólera, pues le gusta la misericordia». Es tan importante conocer los propios pecados, como estar convencido de que Dios está dispuesto a perdonarlos.

Deja que hoy resuene dentro de ti: «Tú perdonas las culpas, porque amas la bondad».

Abadia de Montserrat2 de marzo de 2024 Sábado II cuaresma (Mi 7, 14-15.18-20)

1 marzo 2024 Viernes II cuaresma (Gn 37, 3-4.12-13a.17b-28)

Hoy, el libro del Génesis nos explica la historia de José, víctima de la envidia de sus hermanos, hasta el punto que algunos deseaban matarlo.

Señor, que la envidia no pudra mi corazón, ni los de los que conmigo caminan.

Abadia de Montserrat1 marzo 2024 Viernes II cuaresma (Gn 37, 3-4.12-13a.17b-28)

29 de febrero de 2024 jueves II cuaresma (Jr 17, 5-10)

Las palabras que Jeremías pone en boca del Señor impresionan: «Maldito quien confía en el hombre, y busca el apoyo de las criaturas, apartando su corazón del Señor». ¿Cuántas veces he manipulado a mi prójimo para mi comodidad?

Señor, que sea siempre consciente de que soy un instrumento a su servicio.

Abadia de Montserrat29 de febrero de 2024 jueves II cuaresma (Jr 17, 5-10)

28 de febrero de 2024 miércoles II cuaresma (Jr 18, 18-20)

La experiencia de Jeremías es negativa cuando él se había presentado al Señor para interceder a su favor (del pueblo) para que no fuera tan severo con ellos. Ahora se encuentra que le quieren mal. A Jesús le pasó similar. ¿También yo he de devolver mal por bien alguna vez?

Señor en la cruz dijiste: Padre perdónalos porque no saben lo que hacen; hoy yo me atrevo a decirte lo mismo.

Abadia de Montserrat28 de febrero de 2024 miércoles II cuaresma (Jr 18, 18-20)

27 de febrero de 2024 martes II cuaresma (Is 1, 10.16-20)

El profeta Isaías también nos dice a nosotros: «Lavaos, purificaos, apartad de mi vista vuestras malas acciones. Dejad de hacer el mal, aprended a hacer el bien. Buscadla justicia, socorred al oprimid…». ¿Qué debo hacer para lavar mi corazón hasta quedar limpio? Ten coraje de hacerlo. Dios te espera purificado.

Señor, ayúdame a limpiar mis obras, mi mirada, mis sentimientos.

Abadia de Montserrat27 de febrero de 2024 martes II cuaresma (Is 1, 10.16-20)

26 de febrero de 2024 lunes II cuaresma (Dn 9, 4b-10)

¿Puedo hacer mías las palabras del libro de Daniel cuando dice: «Señor, nos abruma la vergüenza: a nuestros reyes, príncipes y padres, porque hemos pecado contra ti»?

Señor, que sea capaz de asumir todos mis errores.

Abadia de Montserrat26 de febrero de 2024 lunes II cuaresma (Dn 9, 4b-10)

25 de febrero de 2024 Domingo II cuaresma (Gn 22, 1-2a.9a.10-13.15-18)

Parece, a primera vista, que Dios pide a Abraham hacer una locura con su hijo único: matarlo para ofrecerlo como sacrificio, pero el texto nos enseña que Dios mismo a través del ángel impide hacer una barbaridad semejante. Los estudiosos dicen que desde entonces se entendió que no hacían falta sacrificios humanos. Pero el texto subraya que Dios elogia y bendice Abraham: «por haber hecho esto, por no haberle reservado tu hijo, tu hijo único, te colmaré de bendiciones…». Abraham es tenido por padre de los creyentes por su capacidad de saber escuchar a Dios. A ti, ¿qué te parece que te pide Dios? ¿Lo escuchas en el fondo de tu corazón?

Señor, enséñame a escuchar-Te.

Abadia de Montserrat25 de febrero de 2024 Domingo II cuaresma (Gn 22, 1-2a.9a.10-13.15-18)

24 de febrero de 2024 sábado I cuaresma (Dt 26, 16-19)

El libro del Deuteronomio nos dice: «Moisés habló al pueblo, diciendo: … Hoy has elegido al Señor para que él sea tu Dios y tú vayas por sus caminos, observes sus mandatos, preceptos y decretos, y escuches su voz». Esto que va dirigido al pueblo de Israel, hoy también es dirigido a ti. ¿Qué haces para que sea así?

Señor, yo solo soy incapaz de seguirte, pero estoy seguro de que, si me infunde fortaleza, viviré a fondo la promesa de contarme entre tus queridos.

Abadia de Montserrat24 de febrero de 2024 sábado I cuaresma (Dt 26, 16-19)

23 de febrero de 2024 viernes I cuaresma (Ez 18, 21-28)

A través de Ezequiel, mira qué nos dice el Señor: «¿Acaso quiero yo la muerte del malvado -oráculo del Señor Dios-, y no que se convierta de su conducta y que viva?». Esta cuaresma nos prepararemos para vivir de verdad. ¿Qué hago para que sea cierto eso?

Señor, que en mi camino de la fe no me aparte de tus señalizaciones.

Abadia de Montserrat23 de febrero de 2024 viernes I cuaresma (Ez 18, 21-28)

22 de febrero de 2024 jueves La Cátedra de San Pedro (1Pe 5, 1-4)

Desde la sede de Pedro nos resuena esta recomendación que nos trae la primera carta de Pedro: «pastoread el rebaño de Dios que tenéis a vuestro cargo». Me parece que convendremos que todo buen pastor, al menos, se propondrá que el rebaño crezca, se multiplique, esté bien alimentado y viva unido.

Señor, que tengamos acierto, flexibilidad, generosidad y profundidad, para que tu iglesia esté gobernada por buenos pastores.

Abadia de Montserrat22 de febrero de 2024 jueves La Cátedra de San Pedro (1Pe 5, 1-4)

21 de febrero de 2024 miércoles I cuaresma (Jo 3, 1-10)

Jonás es enviado por Dios a predicar la conversión a Nínive y nos dice que «Los ninivitas creyeron en Dios» y evitaron ser castigados por Dios. Hoy Dios también te dice que puedes ser destruido si no eres capaz de convertirte. ¿Qué crees que debe cambiar en ti?

¡Dame fuerzas para hacerlo, Señor!

Abadia de Montserrat21 de febrero de 2024 miércoles I cuaresma (Jo 3, 1-10)

20 de febrero de 2024 martes I cuaresma (Is 55, 10-11)

Isaías pone en boca de Dios: «mi palabra, que sale de mi boca: no volverá a mi vacía, sino que cumplirá mi deseo y llevará a cabo mi encargo».

Señor, que tu palabra fecunde mi corazón; que mi vida sea un campo donde Tú trabajes a gusto.

Abadia de Montserrat20 de febrero de 2024 martes I cuaresma (Is 55, 10-11)

19 de febrero de 2024 lunes I cuaresma (Lv 19, 1-2.11-18)

En el libro del Levítico leemos: «El Señor dijo a Moisés: “Di a toda la comunidad… Sed santos, porque yo, el Señor, vuestro Dios, soy santo”». Estamos invitados a vivir la santidad, y tan lejos que nos sentimos.

Señor, gracias porque me invitas a vivir como Tú; que lo que yo haga hoy sea digno de Ti.

Abadia de Montserrat19 de febrero de 2024 lunes I cuaresma (Lv 19, 1-2.11-18)

18 de febrero de 2024 Domingo I cuaresma (Gn 9, 8-15)

Todos recordamos la narración del diluvio universal; pero quizás no recordamos porque se produjo tal hecho. En síntesis, la Biblia nos narra en su comienzo que Dios obró la creación y fue poniendo orden y armonía en todo el universo; recordamos la frase famosa que Dios pronuncia ante cada realidad creada: «Dios vio que era bueno». Pues bien, el libro del Génesis también nos dice que la obra que Dios había creado, el hombre la había dañado, y por ello fue necesario el diluvio universal para hacer tabla rasa, y volver a empezar de nuevo.

El texto de hoy recuerda que Dios renueva la confianza en el hombre y establece con él una nueva alianza que Dios no quiere romper, y para recordarlo «aparecerá en las nubes el arco» que quiere significar la alianza entre Dios y los hombres. ¿Tienes la impresión de que volvemos a dañar la creación? ¿Cómo puedes ser fiel con el compromiso de guardar la belleza del don que Dios ha puesto en nuestras manos?

Señor, que mi obrar sea fruto de un amor fiel.

Abadia de Montserrat18 de febrero de 2024 Domingo I cuaresma (Gn 9, 8-15)

17 de febrero de 2024 sábado de ceniza (Is 58, 9b-14)

Esto nos remarca Isaías: «Esto dice el Señor: Cuando alejes de ti la opresión, el dedo acusador y la calumnia, cuando ofrezcas al hambriento de lo tuyo y sacies al alma afligida, brillará tu luz en las tinieblas, tu oscuridad como el mediodía».

¿Qué haré hoy para que mi vida se ilumine? Isaías nos lo dice bien claro: haciendo obras de misericordia.

Abadia de Montserrat17 de febrero de 2024 sábado de ceniza (Is 58, 9b-14)

16 de febrero de 2024 viernes de ceniza (Is 58, 1-9a)

Isaías pone en boca de Dios: «Este es el ayuno que yo quiero: soltar las cadenas injustas, desatar las correas del yugo, liberar a los oprimidos, quebrar todos los yugos». ¿Cuáles son mis yugos?

Señor, que los sepa ver.

Abadia de Montserrat16 de febrero de 2024 viernes de ceniza (Is 58, 1-9a)

15 de febrero de 2024 jueves de ceniza (Dt 30, 15-10)

En el Deuteronomio leemos: «Elige la vida, para que viváis tú y tu descendencia, amando al Señor, tu Dios, escuchando su voz, adhiriéndote a él, pues él es tu vida». Efectivamente en el amor siempre encontraremos estos dos rasgos que lo acompañan: la obediencia y la fidelidad. ¿Soy capaz de amar obedeciendo?

Jesús lo hizo hasta la cruz, y una vez que lo hizo nos abrió, para todos, la vida en la resurrección.

Abadia de Montserrat15 de febrero de 2024 jueves de ceniza (Dt 30, 15-10)

14 de febrero de 2024 miércoles de ceniza (Jl 2, 12-18)

Por medio del profeta Joel, Dios nos envía un mensaje claro: «Ahora, convertíos a mí con todo vuestro corazón…. rasgad vuestros corazones, no vuestros vestidos» Hoy que empezamos la cuaresma, es la hora de ir al fondo de nuestra vida, del corazón como nos dice la lectura, y no quedarnos en aspectos más superfluos, como pueden ser los trajes. La llamada que nos hace no es para aparentar, sino para transformar nuestra vida. Según tu punto de vista, ¿en qué debe consistir convertir el corazón y qué sería rasgar sólo los vestidos?

Señor, que estos días sepa abrir mi corazón a Tu corazón.

Abadia de Montserrat14 de febrero de 2024 miércoles de ceniza (Jl 2, 12-18)

13 de febrero de 2024 martes VI (St 1, 12-18)

La carta de Santiago nos dice hoy: «Cuando alguien se vea tentado, que no diga: «Es Dios quien me tienta»; pues Dios no es tentado por el mal y él no tienta a nadie».

Señor, te pido fortaleza en los momentos de prueba, consuelo en el dolor, y capacidad de agradecimiento cuando lo haya superado.

Abadia de Montserrat13 de febrero de 2024 martes VI (St 1, 12-18)

12 de febrero de 2024 lunes VI (St 1, 1-11)

Ahí está el consejo de la carta de Santiago: «si alguno de vosotros carece de sabiduría, pídasela a Dios, que da a todos generosamente y sin reproche alguno, y él se la concederá. Pero que pida con fe».

Señor, fortalece mi pobre fe.

Abadia de Montserrat12 de febrero de 2024 lunes VI (St 1, 1-11)

11 de febrero de 2024 Domingo VI del tiempo ordinario (Lv 13, 1-2.45-46)

El texto nos describe que la enfermedad de la lepra tenía como consecuencia el aislamiento social. Nos dice que los que tenían el mal de la lepra tenían que ir «con la ropa rasgada y la cabellera desgreñada, … gritando: “¡Impuro, impuro!”» Ante situaciones de aislamiento social, ¿cuál es tu actitud?

Señor, que haga con los marginados lo que Tú hiciste.

Abadia de Montserrat11 de febrero de 2024 Domingo VI del tiempo ordinario (Lv 13, 1-2.45-46)

10 de febrero de 2024 sábado Santa Escolástica (Os 2, 16b.17b.21-22)

En esta fiesta de Santa Escolástica, hermana de San Benito, las palabras del profeta Oseas: «Te haré para siempre mi esposa y seré para ti un esposo bueno, fiel, amoroso y compasivo», recuerdan el lenguaje de un enamorado. Pero estas palabras son palabras de Dios, porque, efectivamente, es Dios quien ama. ¿También nosotros estamos enamorados de Dios? ¿A qué esperas para declararte hoy?

Abadia de Montserrat10 de febrero de 2024 sábado Santa Escolástica (Os 2, 16b.17b.21-22)

9 de febrero de 2024 viernes V (1R 11, 29-32)

A través del gesto de partir el manto nuevo del profeta Elías en doce pedazos, el libro de los Reyes anuncia la partición de Israel: entramos pues en el anuncio de la decadencia del pueblo de Israel. Si miramos la historia, a menudo veremos que por diferentes causas se entra en decadencia, y lo ayer esplendoroso, hoy es decrépito. Y los hombres tenemos una tendencia a abandonar a quienes se van debilitando: ¿esa es la actitud correcta? ¿Qué hago para compadecerme de quienes se hunden poco a poco?

Señor, que mi corazón sea un cobijo para quienes, por diversas causas, están cada día más solos, más aislados.

Abadia de Montserrat9 de febrero de 2024 viernes V (1R 11, 29-32)

8 de febrero de 2024 jueves V (1R 11, 4-13)

Hoy el primer libro de los Reyes nos dice de Salomón que «su corazón no fue por entero del Señor, su Dios, como lo había sido el corazón de David, su padre».

Señor, que yo esté siempre en ti, como tú siempre estás en mí.

Abadia de Montserrat8 de febrero de 2024 jueves V (1R 11, 4-13)

7 de febrero de 2024 miércoles V (1R 10, 1-10)

La sabiduría del rey Salomón traspasa fronteras. La reina de Saba se interesa también por la sabiduría de Salomón y llega con un extraordinario esplendor, pero se da cuenta que el pensamiento de Salomón es más rico que todo lo que ella lleva, y queda admirada. Salomón demuestra una gran apertura de miras y no se queda únicamente con su pueblo; contrasta su pensamiento con lo que le puede venir de fuera; pero eso sí, con una gran fidelidad al mensaje y al conocimiento de la fe.

Señor, como Salomón, hazme abierto a otras formas de pensar, al tiempo hazme fiel a tu sabiduría divina.

Abadia de Montserrat7 de febrero de 2024 miércoles V (1R 10, 1-10)